Y el Wanda mostró el camino a seguir…

Jugaban el CF Barcelona contra el Atlético de Madrid y en el Wanda Metropolitano, uno de los mejores y más impresionantes y modernos campos del mundo.

60.739 espectadores (de un total de 67.829) abarrotaban las gradas y atronaban con sus gritos de ánimo a sus equipos. Por el Barça, esta vez, en vez de Messi, Suárez o Coutinho, saltaron al campo Lieke, Aitana y Vicky Losada. Por el Atlético, en vez de Griezmann, Diego Costa o Morata, lo hicieron Amanda, Ángela Sosa, Laia… Un gran partido, que ganaron las azulgrana, y que se sitúan en la tabla a solo 3 puntos de su gran rival madrileño.

Pero más allá del resultado, este partido lo ha ganado el Fútbol Femenino. Y lo ha hecho a lo grande y con mayúsculas. El estadio Wanda pulverizaba un récord que ostentaba hasta ahora (y desde hace 99 años) el Goodisson Park de Liverpool, cuando logró reunir a 53.000 aficionados en un partido de fútbol femenino. Bravo Wanda, bravo chicas.

Un enorme paso que, con orgullo, debemos presumir de haber dado. Un empujón enorme a todas esas niñas a las que durante años les dijeron que el fútbol era cosa de chicos. Qué error. Cuántas brillantes jugadoras habremos perdido en el camino. Pues bien. Ni una más. Pero no está todo hecho.

Ni mucho menos: falta conseguir que, además, en cada pequeño club de España haya espacio para los equipos femeninos. Y que los padres se sientan orgullosos de llevar a sus niñas a fútbol. Y que ellas tengan también los buenos horarios de entrenamiento. Y que además los entrenadores y entrenadoras estén igual de orgullosos de liderar equipos masculinos o femeninos.

Y que dejemos de escuchar gritos machistas intolerables desde las gradas. Y que los preparadores fomenten el fair play y el trabajo en equipo. Y que animemos a las niñas a dar patadas al balón y, de paso, dar la patada definitiva a todos los que creyeron que 22 mujeres en el campo serían incapaces de llenar y hacer vibrar un estadio tan sobrecogedor como el Wanda.

Felicidades.

Rosanna Rezusta
Redactora Jefe