Entrevistamos a: Marina Alabau, campeona olímpica de Windsurf

“La igualdad en el deporte tiene que empezar en los despachos”.

Ganó un oro en Londres 2012 y es una waterwoman que, además de ser madre, sigue siendo de las privilegiadas que puede vivir del deporte. Hablamos con ellas de igualdad de oportunidades en su terreno.

En los años que llevas dedicándote de forma profesional al deporte, ¿te has sentido discriminada por machismo?
En el deporte olímpico no lo he sentido, pero fuera del deporte olímpico muchísimo. Ahora compito de foil y los premios en metálico de las mujeres son muy inferiores a losde los hombres. En los medios de comunicación la diferencia de presencia entre los dos sexos es tremenda, por lo que a la hora de encontrar patrocinadores también es más complicado.

¿Cómo se tomaron tus entrenadores que fueras a ser madre?
El que era mi entrenador es el padre de mi niña, así que se lo tomó de maravilla.

¿Te sentiste presionada?
Sí, tenía la duda si la federación y mis patrocinadores me seguirían apoyando. pero la verdad es que como fue después del oro olímpico, no tuve ningún problema. Me apoyaron al 100%

¿En qué notas que el deporte profesional femenino no es igual que el masculino?
Número de pruebas, premios en metálico , aparición en medios de comunicación…

¿Cuáles son los deportes en los que crees que hay más desigualdades entre hombres y mujeres?
El fútbol. Solo hay que ver cuánto gana el mejor jugador de fútbol masculino y cuánto la mejor jugadora de femenino.

¿Qué iniciativas pondrías en marcha para romper barreras?
Creo que todo cambio debe empezar el los despachos. Que haya más mujeres en grandes puestos de federaciones deportivas, prensa y TV sería importante para que el deporte femenino se haga más fuerte. Vamos por buen camino, pero queda mucho por recorrer.